Cine-mundial (1946)

Reading and Downloading:

Record Details:

Something wrong or inaccurate about this page? Let us Know!

Thanks for helping us continually improve the quality of the Lantern search engine for all of our users! We have millions of scanned pages, so user reports are incredibly helpful for us to identify places where we can improve and update the metadata.

Please describe the issue below, and click "Submit" to send your comments to our team! If you'd prefer, you can also send us an email to mhdl@commarts.wisc.edu with your comments.




We use Optical Character Recognition (OCR) during our scanning and processing workflow to make the content of each page searchable. You can view the automatically generated text below as well as copy and paste individual pieces of text to quote in your own work.

Text recognition is never 100% accurate. Many parts of the scanned page may not be reflected in the OCR text output, including: images, page layout, certain fonts or handwriting.

CREMA Sella Funora PARA UN CUTIS LÍMPIDO La Crema Bella Aurora contiene ciertos ingredientes que sirven de mampara temporal contra la formación de pigmentos. Luego, favorece la retención de glóbulos grasos en la piel, lo que ayuda a alisar líneas y rugosidades insidiosas. Es fácil de usar: Se unge suavemente en la noche, antes de acostarse, dejando que actúe durante el sueño. Después de haber usado un sólo frasco de tamaño corriente y de haber visto cómo ha beneficiado su complexión, no dejará de continuar usando la Crema Bella Aurora. para los fanáticos que aprecian lo bueno! 12 por $1 rotos genuinas en blanco y negro y satinadas, de 3%” por 5%4’’, de más de 400 4 artistas famosos. Indique primera y segunda prefe ¿ rencia. También g Fotos de Estrellas, de 8” x 0”. Lo mejor de lo mejor. Deslumbrante Selección de 2 Beldades, también de 8” x 10’’. Fotos de 8” x10” de las películas recientes. Vea! a gus favoritos interpretando sus papeles. Todas genuinas, en papel gatinaé do y blanco y negro. 25 cada una. 5 por $1.00 # Todos los pedidos son porte pagados. Gratis: Una hoja descriptiva con el primer pedido, Entrega inmediata. Dept. 781. BRAM STUDIO mv. 306 W. 44 th.ST. NEW YORK 18,N.Y. KAG Indiscutiblemente. Limpia mejor... Sabe mejor. .Rinde mas! Pagina 408 DE COMO ARREGLAR EL MUNDO Por J. Carner Ribalta Para los idealistas—o para los que tenemos el vicio de soñar con el bienestar de la humanidad—las presentes reuniones de las Naciones Unidas en Nueva York son causa de nuevas meditaciones sobre el tan trillado tema de como arreglar el mundo. Frecuentando estos dias los corrillos y peñas de compatriotas propensos a salir, lanza en ristre, a la defensa de su idea favorita de organización mundial, he oído esgrimir los viejos argumentos de todos los sistemas filosóficos, sociales y políticos que desde Platón a nuestros días, han surgido como panaceas para el gobierno de pueblos y de hombres. Ayer, a la salida de una de esas peñas, el pesimismo debió traslucir incluso en mi semblante, puesto que al dar en la calle con un viejo amigo mío andaluz, me soltó a rajatabla: —¡ Compadre! ¿Qué le paza a uzté? ¡Parece un entierro de tercera! Con todo y tratarse de un individuo de escasas o nulas ocupaciones intelectuales, no pude menos de mencionarle la estéril discusión que con mis compañeros acabábamos de tener. —¿Quieren ustede arreglar er mundo? ¡No ze apuren! ¡Yo sé la manera !—exclamó el andaluz, con la genialidad propia de los de su raza. Su fórmula—expuesta en el transcurso de diez minutos de charla del más puro estilo sainetesco—se reducia a lo siguiente: El Gobierno de cada nación convertiría el país en una gran casa de huéspedes. Cada ciudadano tendría, pues, desde el nacer al morir, la comida y la cama aseguradas. (El andaluz no habló de pago alguno por parte de los huéspedes, pero yo ya sé que el simpático teorizador cafil partía de la base que en las casas de huéspedes nadie paga.) —jCon ezto asegurao—concluyó el andaluz—vería uzté como ze caban lo problema en er mundo! Por la noche, al volver a reunirme con mis compañeros de peña, en plan de guasa, sin mencionar al andaluz, aproveché la primera ocasión para exclamar como él hiciera: —¡Es muy fácil arreglar el mundo! ¡Yo tengo la fórmula! Apenas lanzada mi irónica exclamación, quedé alarmado de ver que mis compañeros me escuchaban con tétrica seriedad. Inicié una sonrisa, pero con gran asombro adverti que pasaba desapercibida. No quise prolongar más la impaciencia de mis oyentes. Con una gravedad digna de mejor causa, prosegul: —Las naciones, los países, el mundo entero, debería ser como una gran casa de huéspedes. Los ciudadanos—al cabo seres desvalidos que necesitan de la tutela del Estado—deberían tener, desde el nacer al morir, la comida y la cama aseguradas. Libres de estas preocupaciones elementales, en el individuo y en la colectividad quedarían eliminados muchos males y problemas. Con entusiasmo feroz, uno de mis oyentes exclamó: —j Eso es! En realidad los dos temores básicos del hombre son: el miedo al hambre y el miedo a la intemperie. A lo que otro añadió: —M yy cierto. En el fondo, el mal de la humanidad es el perverso afán de hacerse rico, que uno adquiere. Uno empieza simplemente por querer ganarse el sustento, y, gradualmente, se va convirtiendo en un fanático del dinero, lo que le lleva a la persecución de privilegios, a cuesta incluso de ejercer la tiranía sobre los demás. Si el mundo fuese una simple casa de huéspedes, es decir, que todos tuviéramos la cama y la comida asegurada, la mayoría de los individuos se contentarian con vivir—con ser felices y basta. —¡A ver! ¡A ver!—interpuso alguien más comedido.—¿Qué proponen ustedes? ¿Que el Estado se convierta en una sociedad de beneficencia ? —;¡El Estado debería mantener a sus súbditos !—gritaron algunos. —¡No digan barbaridades l—respuso el sensato amigo.—¿Quieren que volvamos a la sopa de los conventos y al fomento de la holgazanería y de la miseria, como se ha practicado, por ejemplo, en España durante siglos, hasta convertirla en un país de mendigos? Los que, por un momento, habian vislumbrado la utópica felicidad de vivir a pan y a cuchillo a cuestas del Estado, vieron de subito desvanecidas todas sus esperanzas. El compañero continuó: —j No, señores, no! El esfuerzo por la vida, la lucha por el pan nuestro de cada día, son el acicate del progreso. ¿Dónde iríamos a parar si todos nos contentáramos con un simple mendrugo de pan? Ya la Biblia nos dice: “Ganarás el pan con el sudor de tu rostro.” Si no hubiera ambición en el mundo... —j Un momento !—interrumpí yo, tratando de evitar que la discusión muriera en la vacuidad de unos lugares comunes. Acto seguido, me encontré con que, sin darme cuenta, acababa de hacer mía la teoría del andaluz y la defendía con aquella inconsciencia con que a veces uno defiende las utopías más desatinadas. Con todo, en ciertos momentos, uno no puede menos de preguntarse si, en efecto. el hombre no ha desvirtuado su misión en la tierra? En lo que se refiere a ganarnos el sustento, ¿mo estaremos transformando el Cine-MUNDIAL