Cine-mundial (1946)

Reading and Downloading:

Record Details:

Something wrong or inaccurate about this page? Let us Know!

Thanks for helping us continually improve the quality of the Lantern search engine for all of our users! We have millions of scanned pages, so user reports are incredibly helpful for us to identify places where we can improve and update the metadata.

Please describe the issue below, and click "Submit" to send your comments to our team! If you'd prefer, you can also send us an email to mhdl@commarts.wisc.edu with your comments.




We use Optical Character Recognition (OCR) during our scanning and processing workflow to make the content of each page searchable. You can view the automatically generated text below as well as copy and paste individual pieces of text to quote in your own work.

Text recognition is never 100% accurate. Many parts of the scanned page may not be reflected in the OCR text output, including: images, page layout, certain fonts or handwriting.

s modistas el esmalte U Elegancia Necesita Cutex porque es el esmalte a moderno que más intenso, OA : ha Tan vistosos sO Schiaparelli la NANA Ts rw <2 G2 RS NA ES probado po da a sus uña el aspecto mas n los tonos Cutex, qu les ha dado su preferen Tonos en gran Young Red .: Saddle Brown r las grande s el colorido distinguido! más vistoso el brillo e la famosa Mme. cia. Para estat a || moda, use Cutex: boga: lert..Lollipop --* A _ Burgundy --Black Red. i ientes Gracias 2 nuevos ingredien Cutex es mas durable que nunca. Esmalte para uñas Enrique Serrano y los borrachos.—Me imagino que la popularidad de Enrique Serrano llega a Nueva York así como a las demás capitales de la Unión Panamericana. Es un actor que cruza el difícil quinquenio de los cuarenticinco a los cincuenta años de edad apoyando su arte en un espíritu primaveral. Fué galán eficaz al lado de Parravicini, Casaux y anduvo con Paulina Singerman recorriendo países y evitando revoluciones. No olvida su grata permanencia en Nueva York, donde actuó. De vuelta a estos pagos, cuidaron de hacerle primera figura de la pantalla Bayón Herrera y Manuel Romero. Serrano es un puntal del cine argentino y tiene el tono del actor francés Victor Boucher. Sus dos últimas películas —“Adán y la Serpiente” y “Deshojando Margaritas...”—han sido dos aciertos. Ahora ha estrenado en el teatro “Tiburón”—de Insausti y Malfatti—en el que suma, una vez más, el personaje cínico y sentimental que hay en todo solterón. Serrano gana mucho dinero y lo tendría si no tuviera profundo amor al azar. De ‘a misma manera que se siente atraído por la Página 406 ruleta, los dipsómanos se sienten atraídos por él. “Les cae simpático” y Serrano se halla siempre en trance de someterse a la voluntad de cualquier difunto de taberna. —A los demás artistas—cuenta—acuden manadas de damitas solicitando autógrafos; a mi, rebaños de embriagados que me invitan. Una noche de invierno salíamos de una boite para meternos en otra. Cruzábamos la calle y en mitad del arroyo me detuvo un admirador ébrio. Llevaba tanta calefacción interior que no necesitaba abrigo. Me reconoció. Mientras el gru . . . . = . 4 Limpia mejor...Sabe mejor...Rinde mas! po, escapando al viento y a la garua, se metia en un cafetin, el admirador me agarro del brazo. “Che, viejito—me dijo—za donde vas?” “Ahi, con unos amigos...” “Veni, dejalos, vamos a tomar unas copas...” “Pero si es que no puedo!” “Anda, no te hagas el loco, seguí...” Yo me negaba, pero él insistía: “¿Cuántos años tenés? ¿Te conservás bien? ¿Qué te ponés en el pelo? ¿Te tenis? ¿Te acordás cuando trabajabas con Parra? Yo era un pibe y vos un grandote, ino?” (El hombre podía ser mi padre.) Una de mis amigas gritaba: “Serrano, vamos!” El admirador seguía: “¡Dejála a esa tía loca! ¡Vení, conmigo! ¡Andá, te llevo a mi garconniere! ¡Por lo menos tenés sesenta años, ¿no?” Y mientras tanto el viento, la escarcha y el frío surtían su efecto. Aquella admiración me costó un mes de cama. No hay borracho que no me caiga encima. En Montevideo me sucedió algo parecido. Había huelga de taxis y tuve que tomar un autobús. El vehículo iba abarrotado. Caí junto a otro admirador calamucamo. “(Ché, pero vos sos Serrano, ¿no?” Asentí. “Te conozco por las “vistas.” Te creía mucho más joven...” Murmuré: “Pues ya ve usted.” El borracho hablaba con voz altisonante: “¡Cómo te admiramos en casa! ¡Trabajás muy bien, ché! Tengo una cuñada que está loca por tí, ¿la querés conocer?” Me excusé. “Anda, vení... ¡Señores! ¡Aquí está el gran actor Enrique Serrano! ¡Pido un aplauso para él!” Todos los pasajeros se dieron vuelta. Intenté escabullirme, pero no era Cine-MUNDIAL