Cine-mundial (1946)

Reading and Downloading:

Record Details:

Something wrong or inaccurate about this page? Let us Know!

Thanks for helping us continually improve the quality of the Lantern search engine for all of our users! We have millions of scanned pages, so user reports are incredibly helpful for us to identify places where we can improve and update the metadata.

Please describe the issue below, and click "Submit" to send your comments to our team! If you'd prefer, you can also send us an email to mhdl@commarts.wisc.edu with your comments.




We use Optical Character Recognition (OCR) during our scanning and processing workflow to make the content of each page searchable. You can view the automatically generated text below as well as copy and paste individual pieces of text to quote in your own work.

Text recognition is never 100% accurate. Many parts of the scanned page may not be reflected in the OCR text output, including: images, page layout, certain fonts or handwriting.

bre esto” s sO ¡m0 hechos * m Antes del dia de sus bodas—el dia más importante de su vida—su hija debe saber lo esencial que es la ducha intima, con un antiséptico de la eficacia del ZoNITE, para el aseo, la salud y la felicidad perdurable del matrimonio. ¡ Y cómo el conocimiento de estas cosas puede evitarle años de sufrimiento en el porvenir! Esas soluciones débiles preparadas en casa, como el agua de sal, por ejemplo, No le ofrecen la potente acción germicida y desodorante de un antiséptico como el ZonitE. A pesar de su potencia, sin embargo, el Zonire es InOFENSIVO hasta para las membranas más delicadas. ¡Ningún otro tipo de antiséptico-germicida liquido para la ducha—de entre todos los sometidos a una prueba comparativa de laboratorio—es tan PODEROSO . . . al mismo tiempo que tan LiBrE De Riesco! El Zonite — cuyo revolucionario principio fué descubierto por un cirujano de renombre universal y un químico famoso—contribuye a prevenir las infecciones matando instantáneamente todos los microbios con que se pone en contacto. Uselo de acuerdo con las instrucciones que lo acompañan —y con la frecuencia necesaria. Pero acostúmbrese a usarlo con regularidad dos o tres veces a la semana. La onite el antiséptico personal Para la higiene femenina moderna 6ZS4 Página 404 Dean Dixon en el acto de dirigir la “American Youth Orchestra". Retrato reciente de Dean Dixon. TARDE de DIXON Por José Ferrer Enx una tarde veraniega de este año escuché en la Sala de Actos de Hunter College a Dean Dixon dirigiendo su “American Youth Orchestra.” Dixon tiene para mí interés especial porque reúne en su personalidad rica, cordial y expresiva, altos valores espirituales; es violinista, director de orquesta, y maestro; tiene sensibilidad de artista verdadero y pone en su obra de educador de sus jóvenes y del público, constituído en gran parte por niños, un esfuerzo y un amor digno del más alto elogio. Es además negro y haber merecido honores aqui es ya un índice de auténtica fuerza moral y de profunda conciencia estética. Irradia su personalidad también una corriente de simpatía que fija inmediatamente entre el público y el joven recreador de poemas sinfónicos y bellas melodías, el vínculo sutilísimo, el puente invisible que permite la captación plena del mensaje musical. Lo he seguido en algunos de estos conciertos dedicados a relacionar a sus alumnos y a su audiencia juvenil con las nueve sinfonías del Maestro de Bonn, exaltado por Romain Rolland. Esta fiesta estuvo dividida en dos partes. En la primera, escuchamos Vieja California, rara creación del compositor Wm. Grant Still; un fino poema francés, Entrada dé los faunos de Pierne, y una ejemplificación de términos musicales—escalas diversas, acordes varios. Dixon explicaba al público la significación de cada hecho lirico, de cada acorde—pedagogia y musica en maridaje armonioso—, adornando ade más el comentario con unos finísimos ribetes de humorismo. El climax fué la Sinfonia Pastoral, precedida por unos comentarios del director. Su palabra se adelgazaba entonces, cobraba tono poético y metafórico. Aludió al aire ligero del preludio, al sentimiento de la naturaleza, a los bosques, al viento y a las aguas, a los posibles motivos de danza ritmica en esta obra descriptiva, a los fragmentos que se quedan en el aire cual comienzos de plegarias. Ejecutó la orquesta el movimiento primero de la Sexta de Beethoven y la música se me reveló como un orbe cerrado de belleza única, como un mundo enmisteriado, muy lejano de este real, neoyorquino que nos rodea y nos destruye. En el segundo “tiempo” hizo Dixon que se destacaran los elementos primarios y los secundarios de belleza, guió al público de niños para que recogiese la voz de los pájaros y los ecos del viento. Escuchando a la orquesta memoré a Walt Disney en su Fantasía y a Berlioz en sus comentarios sobre el genio sordo e inmortal; viví un gozo íntimo y bendije el nombre de este Beethoven que oyó cantar dentro de sí tales canciones, que levantó esta arquitectura de sonidos, que hizo tales dibujos y tal geometria lírica para los violines y bordó estos arabescos para la flauta. Después de ese movimiento penetramos en otra atmósfera de tormento, de efectos beethovianos, de fuerzas telúricas y cósmicas. Luego fueron las líneas poéticas de luz blanca, fiesta para el alma, acordes ricos en la expresividad, recreaciones y variaciones sobre un mismo tema. Amanecia. La parte segunda del programa, aunque más espectacular, me atrajo menos, pero fué descanso para el alma: se presentó al “celista”” Gerald Darburg en Serenata española, de Casado, y un Concierto para violoncelo (segundo movimiento) de Herbert. El último número fué La historia de Fernando, un cuento musical. No puedo dejar de mencionar el hecho de que entre los jóvenes de la orquesta participó como “celista” Rafael Figueroa, el menor de los Bach de Puerto Rico. Junto a los nombres de los primeros negros que dignifican el arte en Norteamérica—Robeson, Marian Anderson, Langhston Hughes y otros—inscribamos el de Dean Dixon. arquitecto de orbes de armonía. Cine-MUNDIAL