Cine-mundial (1946)

Reading and Downloading:

Record Details:

Something wrong or inaccurate about this page? Let us Know!

Thanks for helping us continually improve the quality of the Lantern search engine for all of our users! We have millions of scanned pages, so user reports are incredibly helpful for us to identify places where we can improve and update the metadata.

Please describe the issue below, and click "Submit" to send your comments to our team! If you'd prefer, you can also send us an email to mhdl@commarts.wisc.edu with your comments.




We use Optical Character Recognition (OCR) during our scanning and processing workflow to make the content of each page searchable. You can view the automatically generated text below as well as copy and paste individual pieces of text to quote in your own work.

Text recognition is never 100% accurate. Many parts of the scanned page may not be reflected in the OCR text output, including: images, page layout, certain fonts or handwriting.

Los Mete en la Carcel Hay un hombre, descendiente de vascos, que vive en Los Angeles, California, que tiene por misión meter a la gente en la cárcel. Y con tal fervor la cumple, que una vez al año reúne a todos los cónsules extranjeros y los encierra por varias horas en la prisión celular del condado de Los Angeles. Ahora, llevado de su manía profesional, quiere también meter en la cárcel a las primeras figuras de la pantalla. Hace unas semanas, con el pretexto de darle una comida, encerró a Leo Carrillo. No les extrañe, pues, si algún día se enteran de que Lana Turner o Charles Boyer están encerrados, por voluntad de Biscailuz, en una cárcel de California. Este hombre extraordinario, bajo, amazacotado, recio e impulsivo se llama Eugenio Warren Biscailuz. Cuando el otro día pasamos por su despacho a estrecharle la mano, no sin ciertas reservas de que también nos metiera en chirona, creimos que nos la trituraba. La estrecha de verdad, a la vizcaina. Sin pistolas al cinto Muchos creen que el “sheriff” es un personaje de cinematografo, una reliquia del jefe de policia de los pueblos, que ha pasado a Hollywood para hacerlo figurar en las peliculas de “cowboys.” El “sheriff,” según lo hemos visto en centenares de cintas del oeste, lleva una estrella de metal prendida al pecho como simbolo de su autoridad y dos tremendos pistolones al cinto. No suele afeitarse y escupe por el colmillo. Cuando monta a caballo en persecución del que ha transgredido la ley, mo suele ir solo sino que le acompañan sus “deputies” o policías honorarios. Jamás consiguen aprehender al de Detalle del momento en que el ' significados hombres de negocios. Página 402 Por León Poy lincuente sin emprender antes una delirante carrera por caminos y riscos. Pues bien, Biscailuz, es el “sheriff” del condado de Los Angeles. No lleva prendida del chaleco su insignia de metal. No usa el cinto ni los pistolones. Rara vez monta a caballo. Ahora bien, ¿qué hace el “sheriff” una ciudad de cerca de tres millones de habitantes donde existe un jefe de policia y una guardia municipal bien organizada? El Camino Rael Parecería natural, siendo Hollywood un barrio de Los Angeles, que se mantuviera el cargo de “sheriff” para no desmentir las películas. Sin embargo, esa no es la razón. En primer lugar, Los Angeles a pesar de ser ciudad es todavía pueblo. En extensión territorial es la ciudad de mayores dimensiones de los Estados Unidos y sin disputa una de las mayores del mundo, 742 kilómetros cuadrados. Cabrían dentro de ella varios Nueva York. Una gran parte de Los Angeles está en estado rural. La mayoría de las casas de vecindad no tienen más que un piso. Hay, pues, mucho campo, y la autoridad policíaca suprema en el campo es el “Sheriff.” Por cierto que no se puede traducir por jerife, porque un jerife no es un policía rural sino un descendiente de Mahoma. Otra de las razones para mantener esta pintoresca autoridad es el amor a la tradición que se experimenta en el estado de California. California es el único lugar en Estados Unidos donde al español no se le considera completamente como extranjero. Al californiano le enorgullece alternar con un español, porque él mismo tiene WI” ii a orgullo su descendencia de don Juan Rodriguez Cabrillo, el descubridor, hace mas de cuatro siglos, de la Alta California. O de don Felipe de Neva, el primer gobernador de tierras californianas y el fundador del “pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Angeles de Porciúncula” —lo que es hoy Los Angeles. Las misiones religiosas que fundó el padre Junipero Serra en California van marcando su ruta por las carreteras con una simbólica campana, enclavada en un poste, lı que se ve de trecho en trecho y lleva el letrero de “El Camino Real.” Por ese camino real se paseó a caballo, con su sombrero de alas anchas, el primer “sheriff”; y hoy pasa, en cumplimiento de su deber, en espléndido automóvil, Mr. Eugene Warren Biscailuz. Fuera de límites Pero si hay policía en Los Angeles y además un “sheriff,” con sus “diputados” delegados de su autoridad, ¿quién persigue a los que violan la ley en la ciudad del cine ? Esa misma pregunta se la hicimos a Mr. Biscailuz. El “sheriff,” reclinandose en su silla giratoria, nos contestó: —Mis atribuciones como “sheriff” son las de perseguir a los que están fuera de la ley con tal de que no haya que aprehenderlos dentro de los límites de la ciudad. En el radio urbano, es competencia de la policia el perseguir y capturar a los que delinquen. Fuera del límite urbano, aún dentro de la misma ciudad de Los Angeles, es competencia del “sheriff” y sus delegados. — No existirá cierta rivalidad, algunos celos entre la labor que ustedes los de la dependencia del “sheriff” realizan y la de la policía regular? ao ANOS ait ay 7 pau ‘sheriff’ de Los Angeles reúne en ls seredan do la ciad] a les canadees do masres países y Al fondo, bajo la X, el popular actor de cine Leo Carrillo, invitado de honor a la fiesta. Cine-MUNDIAL